NUEVO NEGOCIO: Sanidad pública para pobres y Sanidad privada para ricos

Valoración de los usuarios: / 44
PobreEl mejor 

Sanidad-pobres-ricosFrancisco-GarridoEl Servicio Andaluz de Salud (SAS) es cada vez mas usado por los pobres y menos por las clases medias y altas andaluzas. Cualquiera que se haya dado una vuelta por un Centro de Salud, una sala de espera o un servicio de urgencia lo comprobará. Las clases medias están huyendo hacia los centros privados. Los recortes y las campañas de mala imagen están haciendo estragos. Sabemos que donde conviven una sanidad pública para pobres y una sanidad privada para los demás, al final las dos son de pésima calidad clínica, aunque esta última, la privada, lo disimule con cierto marketing hotelero. Este desplazamiento de las clases medidas hacia la sanidad privada tiene consecuencias en las conductas políticas y electorales de la ciudadanía. Si las clases medias van perdiendo incentivos para apoyar políticas públicas bienestaristas por el deterioro de los servicios públicos (salud, educación, pensiones) y tienen que buscar refugio en la contratación de servicios privados, nuevos negocios se están masivamente creando y cada vez los incentivos serán mayores para la presión fiscal y así disponer de rentas suficientes para la contratación de esos servicios. La salud es un bien público y no se puede fraccionar sin dañar al propio bien. Los y las profesionales tenderán a concentrase en la sanidad de buenos salarios y rentas mayores. Por otro lado la economía moral de los profesionales sanitarios  tenderá más  al utilitarismo mercantil que a la deontología profesional. La salud privada ha sido hasta ahora un parásito de la pública, si se debilita la pública se debilita la privada. Al bajar los estándares de prestaciones y la cartera de servicios de la sanidad pública, la sanidad privada pierde estímulos para competir y se producirá  una competencia a la baja, lo cual deteriorará la calidad y cantidad de las prestaciones de la privada y la encarecerá. No solo los pobres tendrán peor salud sino que todos tendremos peor salud y será mucho más caro “privatizarse”. La sanidad pública no necesita de la privada, más bien lo contrario para mantener la calidad, pero la privada si necesita de la pública. Pagaremos más para recibir menos y peor.      ENLAZAR CON MÁS INFORMACIÓN DE FRANCISCO GARRIDO DESDE PARALELO 36