CajaGranada: Todo en ti fue naufragio

Valoración de los usuarios: / 45
PobreEl mejor 

Caja-Granada-BMNAntonio-CambrilLa Caja ya es un féretro, un 0,000 a la izquierda. Se la han dado al peor postor. CajaGranada, La General, la hucha del chavico, el calcetín del ahorro granadino. Se ha diluido en el BMN, un banco nacionalizado, que se ha diluido en Bankia, otro banco nacionalizado, a costa del sufrimiento de todos los españoles que no poseen acciones en el IBEX. Son cientos las razones que la condujeron a la quiebra, pero hay algunas que el paso del tiempo vuelve meridianas. Ésta, más que nada: no la mató la corrupción, la mató la estulticia. Desde que se democratizó, la Caja sólo ha tenido a dos economistas en su presidencia: Manuel Martín y Julio Rodríguez. Ambos realizaron una magnífica labor, ambos conjugaban la preparación especializada con una sólida formación intelectual. El primero no tenía carné de ningún partido. Y el segundo, aunque del PSOE, siempre lució criterio propio y se mostró tremendamente celoso de su independencia. ¡Así le fue! Lo laminaron para sustituirlo por Antonio María Claret García, cartagenero, socialista histórico y de carácter afable y contrastada sensibilidad social. ¿De profesión? Oftalmólogo. Pero se puede ser oftalmólogo y miope…porque no las vio venir…. ¡Qué paradoja! El alcalde de Granada desde la Transición ha dilapidado su inmenso prestigio al frente de una Caja que él mismo defendió en el ocaso de los 80. ¡Para enterrador vale cualquiera! La Caja, más que un pacto, fue un reparto, propiciando la entrada en tropel de militantes de ambos partidos en los órganos decisorios de la entidad. Establecieron una suerte de lista cremallera (uno para ti, otro para mí,) y facilitaron la ocupación de puestos fundamentales por gente sin la más mínima formación bancaria. Ni un cursillo de contabilidad recibieron. Ahora, que, entre los dietados, había de todo, llegó la crisis: cientos de préstamos hipotecarios sin recobrar, otros a los mismos promotores inmobiliarios, se invirtió una millonada en proyectos más ostentosos que meditados y se tomó dinero prestado de los mercados financieros cuando no bastaba con los depósitos de los clientes. ¡La tormenta perfecta! El pacto entre adversarios políticos, es el origen de la desgracia actual y anuncia a las claras y a escala provincial los peligros de la Gran Coalición, entre los dos grandes propuestos por el complejo financiero-mediático para evitar que los partidos emergentes lleguen algún día al poder. PSOE y PP. Si malo es que no se lleven, peor es que se lleven bien. CajaGranada. “¡Todo en ti fue naufragio!” con despido cruel de cientos de trabajadores que son también sus vecinos. ¡Los que tanto sufrimos con tu informatización, te echaremos mucho de menos!       ENLAZAR CON INFORMACIÓN COMPLETA DE ANTONIO CAMBRIL DESDE EL INDEPENDIENTE DE GRANADA