La luz, ese recibo que lo soporta todo

Valoración de los usuarios: / 26
PobreEl mejor 

Isabel-Campanariofactura-luzLa mitad de la factura que paga el consumidor se corresponde con impuestos y otros cargos del sistema como las primas a renovables y el déficit tarifario. El consumo real solo representa un tercio del coste. La electricidad es un bien de primera necesidad para las familias y un factor de competitividad para empresas e industrias, pero a pesar de ello el recibo de la luz sigue estando lejos de reflejar solo lo que debería: la electricidad que consumimos y el coste que supone producirla y llevarla hasta casa. Por contra, el Estado ha encontrado en esta factura el colchón perfecto que lo soporta prácticamente todo. Es lo que explica que paguemos no solo por lo que gastamos y por las infraestructuras que requiere el sistema, sino por múltiples conceptos. La energía solo representa un tercio del precio final (33 por ciento), mientras que los impuestos y otros cargos suponen un 49 por ciento de lo que pagamos en la factura –desglosados en un 21 por ciento del IVA, otro 21 por ciento de cargos y un siete por ciento de impuestos de energía – y el coste de la red absorbe el 18 por ciento restante.  Las infraestructuras eléctricas son las únicas que pagamos los consumidores vía factura y no vía impuestos, al contrario de lo que ocurre por ejemplo con el AVE o las autopistas, que se financian a través de los PGE. No es una medida justa en la medida en que cada uno no paga en función de sus recursos y su capacidad, sobre todo, tratándose de un producto de primera necesidad.      ENLAZAR CON INFORMACIÓN COMPLETA DE ISABEL CAMPANARIO DESDE EL CORREO DE ANDALUCIA