Aunque no tenga nada que ver la reivindicación de la mujer trabajadora a los asesinatos inciviles de la guerra, es buena ocasión para renovar la memoria de nuestras luchadoras, tanto por el pan como por la libertad.